Pinetum

Cycadas

El Santuario

El suroeste de la ciudad de Xalapa es privilegiado. En esa zona se ubica el Santuario del Bosque de Niebla, una reserva natural con una superficie de 30 hectáreas única en México, pues en él aún persiste el bosque mesófilo de montaña, conocido también como bosque de niebla. Su acceso principal se ubica justo al lado del Jardín Botánico Clavijero, en el kilómetro 2.5 de la carretera a Coatepec vía Briones.

Los pequeños espacios con vegetación natural –como el Santuario- están reconocidos como un recurso importante para los jardines botánicos en todo el mundo. De hecho numerosos jardines botánicos poseen reservas de vegetación natural en sus propios terrenos o en sitios adyacentes. Se trata de sitios pequeños, con superficies de 5 a 50 hectáreas en las cuales los jardines botánicos llevan a cabo programas de manejo de especies con necesidades especiales para su conservación o establecen colecciones a modo de reservorios genéticos, pero sobre todo, estos espacios se destacan porque son los sitios más aptos para que los visitantes entren en contacto con su entorno natural. 

A cualquier hora del día que se visita, el santuario, nos ofrece un conjunto de sensaciones placenteras como el canto de los pájaros o el de las hojas de los árboles mecidas suavemente por el viento, la variedad sinfín de olores propios del bosque, la pureza del aire o del crujir de la hojarasca bajo nuestros pies... sensaciones que nos reconcilian con la naturaleza y con su supremo poder revitalizante.

Debido a su extensión e importancia, el Santuario Bosque de Niebla, es un gran proyecto que se irá consolidando a lo largo del 2011, y con su conclusión en 2012, el INECOL habrá alcanzado, entre sus múltiples objetivos como institución, hacer que este reducto único de vida silvestre, forme parte indisociable de los haberes de la población local y que sea esta quien libre, en últimas instancias, la mejor y más duradera batalla en aras de su conservación para las futuras generaciones. El bosque de niebla está sumamente amenazado a nivel mundial y está desapareciendo más rápido que cualquier otro tipo de bosque tropical, baste mencionar que en México se estima que más del 50% de este bosque, ya ha sido transformado en cultivos –o peor aún- en asentamientos urbanos; de ahí lo importante que resulta para el INECOL proteger esta pequeña porción del edén. 

El Santuario del Bosque de Niebla es un refugio igualmente importante para la vida humana ya que alberga un gran porcentaje de la diversidad florística del municipio de Xalapa, de la cual muchas especies de plantas tienen, por ejemplo, algún uso medicinal conocido. En el Santuario, varias especies de aves, muchas de ellas migratorias, también encuentran alimento y refugio en este sitio. 

Para el INECOL, cuya misión que es generar conocimiento científico útil para la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica mexicana en beneficio de la sociedad, la gestión del Santuario del Bosque de Niebla tiene importancia relevante. Pero lo más importante es que el Santuario está destinado a ser un sitio recreativo único en México, en el que a través de una gama de actividades, los visitantes comprendan mejor el valor de este fragmento de bosque y otros remanentes de vegetación natural que quedan en la región. Sin plantas, no hay vida. 

El funcionamiento del planeta y nuestra supervivencia depende de ellas. Nuestra visión es la de un futuro positivo y sostenible en el que las actividades humanas usen razonablemente la diversidad de la vida vegetal. Conocer los lugares donde esta se despliega, como lo es el Santuario del Bosque de Niebla, el cual promueve a su vez, nuestra supervivencia asi como nuestro bienestar. Estamos seguros de que una visita al Santuario del Bosque de Niebla será una experiencia plena de satisfacciones.

 

Flora

En sus 30 hectáreas, el Santuario de Bosque de Niebla protege una diversidad biológica muy singular, que lo ubica como un sitio representativo de uno de los más ricos y diversos de México y el mundo. A diferencia del JBFJC, el cual es un escaparate de flora cuidadosamente seleccionada y clasificada para fines muy específicos y poblada por una fauna local, el Santuario es un área cuatro veces mayor en extensión, cuyos pacientes jardineros han sido el tiempo y la selección natural, sin que haya mediado la mano humana, por lo menos en sus rincones más profundos. 

Las especies de plantas son muy numerosas en el Santuario y la lista de especies destacadas sería interminable. A pesar de ello, mencionaremos sólo algunas para que los visitantes futuros tengan una idea de lo que encontrarán: Tillandsia multicaulis, "tencho" Se trata de una de las plantas epifitas más abundantes en el Santuario. 

La especie fue descrita originalmente de colectas llevadas a cabo en la región de Xalapa. Es atractiva por sus inflorescencias coloridas. Clethra macrophylla, "marangola" Es uno de los árboles más comunes en los bosques mesófilos de la región. También se le encuentra en el este de Asia, Norte y Centroamérica. 

Es muy común en el Santuario Moussonia deppeana, “tlachichinole” Este es un arbusto de hasta 2 metros de alto, muy vistoso por sus flores rojo escarlata. Fue descrita en la región de Xalapa y se distribuye en los bosques húmedos de montaña del sur de México a Costa Rica. Es muy común en el Santuario Cinnamomum effususm, "aguacatillo" La presencia de este árbol, de hasta 25 metros de alto en el Santuario es muy importante porque sus frutos que sirven de alimento a diversas especies de aves. Es endémico de México e increíblemente es pariente de la canela. Inga jinicuil, "jinicuil" Al igual que el anterior, los jinicuiles son árboles muy importantes para la fauna y las personas, quienes consumen con gran gusto sus frutos. También se utiliza para dar sombra a los cafetos. Fue descrito originalmente del área de Xalapa y se distribuye hasta Centroamérica. 

Conostegia xalapensis Algo característico de este arbolito de hasta 2.5 metros de alto, es el contraste de color en las caras de sus hojas y lo vistoso de sus pequeñas flores rosadas. Sus frutos, unas bayas de poco más de 5 milímetros de diámetro son consumidas por varias especies de pájaros. Es uno de los “xalapeños” más comunes en el Santuario Palicourea padifolia, “flor de mayo” Se trata de un arbusto o árbol pequeño de hasta 4.5 metros, de vistoso follaje verde oscuro contrastante con sus inflorescencias de ejes rojizos y flores amarillas. Sus frutos carnosos son consumidos por diversas especies de aves, pero también tiene usos en medicina tradicional. Fue originalmente descrita en la región de Xalapa. Se distribuye del sur de México al oeste de Panamá. Meliosma alba, "Cedrillo", "Palo blanco" Este es uno de los árboles más grandes del Santuario, pues alcanza más de 25 m de altura. Fue descrito originalmente em esta región y se ha usado en construcciones rurales. También crece en los bosques de Asia. Turpinia insignis Al igual que el árbol anterior, también crece en Asia. Es vistoso por sus flores blanco-verdosas, ricas en néctar. Sus frutos son consumidos por aves y mamíferos. 

Symplocos coccinea, “limoncillo” Es un árbol muy vistoso por sus abundantes flores rosadas. Sus frutos también son consumidos por diferentes especies de aves. Originalmente descrito del área de Xalapa, es una especie endémica del sur de México. Alcanza de 4 a 10 metros de alto.

 

Fauna

Uno de los rasgos más importantes del Santuario es ser refugio de un importante número de especies animales, entre las cuales las más vistosas son anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Por supuesto, el visitante encontrará una diversidad infinita de insectos y otros invertebrados, cuya presencia es delatada por una igualmente infinita gama de sonidos. De la misma manera, los visitantes podrán observar numerosos rastros (huellas y excrementos) de pequeños mamíferos como tlacuaches, ardillas, zorrillos, conejos y armadillos, ya que por su carácter sigiloso, no es fácil observarlos directamente. Como es conocido, los anfibios y reptiles son animales muy sensibles, muestra de ello es que las siguientes especies se encuentran en alguna categoría de protección establecidas por autoridades nacionales e internacionales: En el grupo de las salamandras o tlaconetes destacan: Bolitoglossa platydactyla y Chiropterotriton lavae, ambas amenazadas.

Los sapos Incilius cristatus, Craugastor decoratus y Craugastor pygmaeus son considerados especies vulnerables. En cambio la rana verde Rana berlandieri, y las serpientes Coluber constrictor y Rhadinaea forbesi corren con un poco de mejor suerte. Existen otros reptiles, como el falso coralillo (Lampropeltis triangulum), que es una llamativa culebra que habita en casi toda América. Aunque es rara de encontrar, se distingue por sus anillos de colores rojo, amarillo y negro. No es venenosa, pero casi siempre es confundida con el verdadero coralillo. Siempre resultará sorprendente para las personas observar a “los animales de pelo”, entre los que mencionamos a la zorra gris Urocyon cinereoargenteus, el único de los cánidos silvestres que aún es posible escuchar y eventualmente encontrar en el Santuario. 

Las zorras viven y se alimentan tanto en el bosque como en los cultivos, fincas de café y aún en zonas urbanas cercanas. Los toches o armadillos Dasypus novemcinctus son un grupo muy antiguo de mamíferos sin dientes. Son característicos por su armadura, una pequeña lámina cubierta de 9 duros anillos. Esta coraza cubre la parte superior de su cabeza y su espalda. Normalmente se cierran para dormir, o defenderse ante un peligro, aunque no es usual encontrar un armadillo cerrado. 

Para los visitantes resultará interesante saber que en el Santuario habitan dos especies de murciélagos “grandes”, entre ellos el mayor murciélago frugívoro de México Artibeus lituratus, cuya una masa es de unos 65 gramos. Este es más común en los bosques tropical de tierras bajas, aunque algunos llegan a las altitudes donde crece el bosque de niebla. Todos los murciélagos frugívoros contribuyen de forma muy importante a la dispersión de semillas de las plantas del bosque. También habita aquí Molossus rufus, el mayor murciélago insectívoro del bosque de niebla, con un peso de 30 gramos. Se refugia en estrechas oquedades de los árboles. Vuela sobre el dosel del bosque donde captura sobre todo escarabajos voladores.